22 diciembre, 2010

Los libros y Montaigne.

Michel Eyquem de Montaigne
(Nacido en Burdeos el 28 de febrero de 1533 en el château de Montaigne en Saint-Michel-de-Montaigne, Dordogne, muerto el 13 de septiembre de 1592)

El trato con los libros costea todo el curso de mi vida y me asiste en todo momento: consuela mi vejez y mi soledad: descárgame del peso de una ociosidad onerosa: me liberta siempre de las compañías que me fastidian y debilita las acometidas del dolor cuando no es extremado y no me domina enteramente. Para distraerme de una imaginación importuna no hallo cosa comparable a echar mano a los libros, que se apoderan de mi y me la arrebatan.
Es inexplicable cuanto me sirven los libros para vivir: son la mejor provisión que yo he encobrado en este viaje de la vida humana. Con buenos libros el enfermo no tiene de que quejarse, pues tiene su curación en la mano.


Montaigne

21 diciembre, 2010

Nos da compañia sin quitarnos la soledad

Es el libro luz del ciego, alegría del triste, aire libre y espacio abierto para el recluso, andariego afán satisfecho para la mujer, condenada sin el a la trágica lucha de la imaginación volandera y el cuerpo dolorosamente apegado a la tierra por mas de una honda raíz. Por el libro son nuestros los paisajes. En el libro poseemos el mundo de la realidad y el de la ficción; sabemos de la dicha y del dolor de nuestros hermanos, cercanos o apartados, y del modo de darles nuestro consuelo o de hallar el suyo; nos adueñamos de la varita de virtudes “ que posee, la gracia de convertir el universo en un paisaje habitado solo por cosas deseadas” y tenemos quien nos de la compañía sin quitarnos la soledad.

María Luz Morales

20 diciembre, 2010

El libro segun Xavier Cabello Lapiedra

El libro es la expresión, el compuesto mas parecido al ser humano.
Fórmase de espíritu y materia. Incorporal, el pensamiento que lo inspira, la labor intelectual que lo forja, en la que actúan entendimiento, memoria y voluntad, el alma con sus tres potencias. Corporal, la materia que lo viste, originada y originaria de la necesidad de imprimirlo y encuadernarlo para darlo a luz, en una palabra, editarlo, de donde a su vez nace su industrialización y su comercio, con la determinación del coste de la mercancía, el beneficio del trabajo, es decir, su parte económica.
En los misterios de su vida, también suele sucederle lo que al hombre. Se adornan y presentan mejor los que quizá menos valen, tienen mas aceptación los bien presentados, ocupan los lugares preferentes los de mas relumbrón externo, los mas decorativos, los mas de moda.
La expresión del pensamiento humano, la obra de la inteligencia, expresada en forma literaria recogida en varias hojas de papel reunidas en un volumen, mas o menos agradablemente presentado, es el libro.

Xavier Cabello Lapiedra.

El libro segun Xavier Cabello Lapiedra

El libro es la expresión, el compuesto mas parecido al ser humano.
Fórmase de espíritu y materia. Incorporal, el pensamiento que lo inspira, la labor intelectual que lo forja, en la que actúan entendimiento, memoria y voluntad, el alma con sus tres potencias. Corporal, la materia que lo viste, originada y originaria de la necesidad de imprimirlo y encuadernarlo para darlo a luz, en una palabra, editarlo, de donde a su vez nace su industrialización y su comercio, con la determinación del coste de la mercancía, el beneficio del trabajo, es decir, su parte económica.
En los misterios de su vida, también suele sucederle lo que al hombre. Se adornan y presentan mejor los que quizá menos valen, tienen mas aceptación los bien presentados, ocupan los lugares preferentes los de mas relumbrón externo, los mas decorativos, los mas de moda.
La expresión del pensamiento humano, la obra de la inteligencia, expresada en forma literaria recogida en varias hojas de papel reunidas en un volumen, mas o menos agradablemente presentado, es el libro.

Xavier Cabello Lapiedra.

17 diciembre, 2010

Mujeres españolas... resaltara vuestra belleza.

Mujeres españolas, cada libro que leáis con atención os proporcionara distintas ideas que, elaboradas en vuestra inteligencia, os facilitaran nuevos pensamientos, ensanchando los horizontes de vuestros conocimientos y permitiéndoos penetrar en los arcanos de la ciencia gozar sus puros y desconocidos encantos que, como hermosa diadema, hará resaltar vuestra belleza mucho mas que las joyas de valiosa pedrería, los afeites y los trajes.
Pero para que os proporcionen esos beneficiosos frutos, desechad las obras cuyo alcance se limite a conmover vuestro espíritu y arrancar lagrimas a vuestros ojos, sin despertar ideas en la inteligencia y propósitos en la voluntad; procurad, por el contrario, escoger el libro, la novela o el drama que os proporcionen nobles y levantados propósitos y un conocimiento claro y evidente de nuestro destino.

Oliver, Juan A.
Importancia capital del feminismo en la obra del progreso humano : discurso leído en el acto de inauguración de la biblioteca pública femenina en la Institución para la Enseñanza de la Mujer / por Juan A. Oliver
Valencia : Las Artes, 1923
65 p. : il. ; 22 cm

03 diciembre, 2010

Libros prohibidos y porque.

Libros prohibidos.- La urgente obligación que todo hombre tiene de evitar el pecado, viene a prohibirle, naturalmente, leer todo aquello que le ponga en grave trance de pecar; así como la obligación grave que tiene de conservar la salud, le prohíbe ingerir cualquier sustancia que le pueda poner en peligro de muerte, por muy agradable que aquella sea.
De esta prohibición grave nadie nos puede dispensar, ya que nadie nos puede dispensar de cumplir todos los mandamientos de la Ley de Dios, nadie nos puede permitir pecar. Por el contrario, estamos obligados a abrazarnos con cualquier genero de sacrificios, incluso con la misma muerte, antes de ofender a Dios; ¡cuanto mas a sacrificar una lectura!
Pero además de esta prohibición de ley natural, hay otros que dimana del poder que tiene la Iglesia, recibido de Dios, para dirigir eficazmente a sus hijos a la vida eterna, apartando de ellos cuanto juzgue ser grave inconveniente a este fin.
Uno de estos graves inconvenientes en orden a nuestra salvación, lo presentan las malas lecturas, las cuales obran en nuestros espíritus a manera de oculto veneno, que excita sus pasiones de soberbia y lujuria, ahoga sus aspiraciones mas nobles, enturbia su criterio sobre la vida y, en plena confusión de ideas, le dispone a su ruina moral.
En esta prohibición de libros, la Iglesia procede de dos manera: primeramente, da normas generales para que el católico pueda apreciar por si mismo si un libro cae dentro de su prohibición o no.
Según estas normas, están prohibidos todos los libros que defiendan las herejías y ataquen de propósito los fundamentos mismos de la Religión y moral católica; y esto no de paso y brevemente, sino con argumentos y razones.
Están también prohibidos los libros escritos en favor de la masonería y sociedades secretas, del espiritismo, magias, sortilegios, etc.; los libros que detenidamente tratan temas gravemente inmorales y enseñan torpezas...; en una palabra, los que entran dentro de lo que llamamos “pornografía”.
Aparte de estas, hay además otras normas que, por ser de menor interés para nosotros, no las consigno aquí. Véanse en cualquier libro que trate expresamente estos puntos de moral, por ejemplo, en los Puntos del Catecismo, del P. Vilariño, o en el Texto de Religión, del mismo Padre.
En segundo lugar, aparte de estas normas generales que se nos dan para distinguir los libros prohibidos, la Iglesia juzga concretamente conforme a ellas algunas obras mas perniciosas , y las delata a todos los católicos como indignas y gravemente pecaminosas. Y para precavernos a todos contra el peligro de su lectura, las incluye nominalmente en lo que se llama Índice de libros prohibidos, que viene a ser un catalogo de obras expresamente vedadas a los fieles, porque su lectura representa un peligro general.
Por tanto, quien leyere uno de estos libros totalmente, o en su mayor parte, o aquellos pasajes por los cuales el libro se prohibió, comete un grave pecado; y esto aunque a el, por razones de circunstancias especiales de educación, preparación religiosa, etc., no le hicieran daño. Aunque así fuera, pecaría, por haber desobedecido una ley u orden grave de la Iglesia.
Igualmente que la lectura de estos libros contenidos en el Índice, nos esta prohibido el comprarlos, retenerlos, venderlos o traducirlos a otras lenguas.
Hay casos en que las obras se prohíben bajo penas especiales de excomunión, etc.; entonces, claro está, la violación de la ley nos hace incurrir en estas gravísimas sanciones.
En casos particulares, la Iglesia dispensa de esta ley general y concede licencia para leer libros prohibidos, siempre que se guarde la debida prudencia y no constituyan una grave ocasión de pecar para aquellas personas a quienes se concede.
Las razones de esta dispensa están fundadas en la necesidad que tiene de conocer esas obras quien debe refutarlas, defender públicamente la Religión por razón de su cargo, etc., etc.

Moreno, Alfonso María
A los jóvenes : temas de hoy : (para círculos de estudios) / por Alfonso Mª Moreno, S.J.
[Burgos] : Ediciones Castilla, [1939?]
248 p. ; 24 cm

30 noviembre, 2010

No se ha de leer demasiado.

No se ha de leer demasiado.
“La pasión por la lectura, de la cual muchos se honran, como si se tratase de una preciosa cualidad intelectual, es, en realidad, una tara; nada se diferencia de las otras pasiones, qu acaparan el alma y mantienen en ella la turbación, envolviéndola en corrientes confusas que se entrecruzan hasta llegar a agotar sus fuerzas.
“Hay que leer con inteligencia, no apasionadamente. Se de ha ir a los libros como va al mercado el ama de casa, después de ordenada ya la marcha cotidiana de su labor, según las leyes de la higiene y de una prudente economía...
“La lectura desordenada aturde el espíritu, sin llegar a alimentarlo; poco a poco le va haciendo incapaz de reflexión propia y de concentración; por lo tanto, de producción. Lo exterioriza hacia dentro, por decirlo así; le hace esclavo de sus imágenes mentales, de cuyo flujo y reflujo se ha hecho ardiente espectador.
“Semejante embriaguez le hace estar fuera de su puesto: le desposee de la inteligencia, y tan solo le permite ir pisando las huellas del pensamiento ajeno, ponerse al tanto de las palabras, de los desarrollos, de los capítulos, de los volúmenes ajenos.
“Pocos trabajos podrá emprender el lector empedernido, luego que ha sobrecargado sus ojos y sus meninges; espiritualmente, se halla en estado de cefalalgia; el prudente trabajador, manteniéndose en posesión de si mismo, tranquilo y ágil, no lee mas que lo que quiere retener, no retiene mas que lo que le ha de servir, y organiza su cerebro y no lo maltrata con una balumba absurda” (Sertillanges).
De hecho, esta manía de leer siempre, y de todo, no tiene de intelectual mas que la manera como se practica. En el fondo, no es otra cosa que pereza disimulada del alumno, que prefiere recibir pasivamente en una ocupación fácil del espíritu, antes que aplicarlo a algo que exija el esfuerzo de dar. Hay un automatismo del lector, como lo hay del hombre andarín y de la mujer que entrecruza maquinalmente sus agujas haciendo punto. Lo mas corriente es que ese tipo de muchacho que lee todo lo que cae en sus manos, lea mas para matar el tiempo y para satisfacer una curiosidad fugitiva, que para ornamentar su espíritu. Lo que frecuentemente procura es gozar despierto, mientras lee, de un sueño, que ni siquiera se toma el trabajo de evocarlo por si mismo en su imaginación. Ocupación aceptable para el tren durante un largo viaje, pero no para otros tiempos en que se puedan hacer cosas mas útiles.

Moreno, Alfonso María
A los jóvenes : temas de hoy : (para círculos de estudios) / por Alfonso Mª Moreno, S.J.
[Burgos] : Ediciones Castilla, [1939?]
248 p. ; 24 cm

25 noviembre, 2010

Códices de los primeros siglos de la Edad Media.

La conversión de los visigodos al catolicismo desterrando la letra ulfiana de los libros eclesiásticos y destruyendo los que contenían doctrinas o pertenecían a la liturgia de la secta arriana, unificó el uso de la escritura en la Península. Favorecido el clero por los monarcas visigodos, se dedicó a los estudios literarios, llegando la escuela sevillana con el insigne San Isidoro a iluminar mediante su ciencia las tinieblas de la ignorancia general de Europa en los primeros siglos de la Edad Media. Exigían estos trabajos el conocimiento de lo clásicos griegos y latinos y de los libros eclesiásticos y jurídicos; y no faltaban españoles que pasaban a Roma y a Bizancio a transcribir, ya los códices que contenían estas obras, ya las actas de los concilios, ya las producciones literarias de los mas ilustres varones de la iglesia. Contribuyó a este renacimiento literario la creación de monasterios y la propagación en ellos de la regla de San Benito, que prescribía a los monjes el estudio. Tenían, por lo general, estos monasterios, un local, destinado a la transcripción al dictado de códices, con lo cual multiplicaban fácilmente su numero y facilitaban la adquisición por cambio de los que carecían. Los mismos monarcas visigodos protegían la propagación de los libros, dando en mas de una ocasión comisiones para sacar copias. Los concilios, por su parte, contribuyeron poderosamente a la difusión de la ciencia y a generalizar la enseñanza de la escritura, disponiendo la manera como habían de ser educados los jóvenes que aspirasen al sacerdocio, todas estas causas promovieron notablemente los adelantos de las ciencias y el mejoramiento de la escritura.
Pocos códices han llegado a nosotros de este periodo, pero debieron propagarse en gran numero a juzgar por las noticias que se conservan en documentos fehacientes, de los que se custodiaban en las iglesias y los monasterios.
Ambrosio de Morales, en su Viaje a la Santa Iglesia de Oviedo, da cuenta de haber visto bastantes códices de época visigoda, y entre ellos una Colección Canónica, una Exposición de Cánticos, el Tratado De Natura Rerum, de San Isidoro; el Breviario de Rufo Festo; el Itinerario Marítimo, del emperador Antonino ; la Historia romana, de Próspero de Aquitania, y un Tratado De Dimensione terrarum. A excepción de los dos primeros, los demás se custodian en la Biblioteca de El Escorial, donde hemos tenido ocasión de verlos.
Los demás códices españoles que citan los autores de bibliografía como anteriores a la invasión agarena deben estudiarse con cuidado antes de asignarles fecha, porque ha sido general la tendencia de atribuir a los códices de letra visigoda una antigüedad superior a la que regularmente tienen, y son muchos los de los siglos X y XI reputados como del VI y VII .*

*No se libró de esta general tendencia el erudito Eguren en su Memoria descriptiva de los códices Notables conservados en los archivos eclesiásticos de España, premiada por la Biblioteca Nacional en el concurso publico de 1859.
Los códices bíblico y litúrgico que considera mas antiguos, son muy posteriores a la fecha que se les atribuye. El primero es una Biblia de la Iglesia de Toledo, que supone de tiempo de San Isidoro. Hemos tenido ocasión de verla en la Biblioteca Nacional, donde hoy se encuentra, y de deducir del estudio de sus caracteres fue escrita en el siglo X y en territorio dominado por los musulmanes, y presentando la letra todas las circunstancias propias de los códices visigótico-mozárabe.
El códice litúrgico es un misal procedente del Monasterio de San Millán de la Cogulla, que se conserva en la Biblioteca de la Real Academia de la Historia. Eguren le supone escrito en el siglo VII, pero su letra es la conocida con el nombre de francesa, la cual no se comenzó a usar en los códices españoles hasta fines del siglo XI o principios del XII.
El fundamento en que se apoya para fijar tan remota antigüedad a este códice es el estilo de una miniatura del canon; olvidándose de que al hacerse la transcripción de códices solían copiarse con toda fidelidad las miniaturas de los manuscritos originales.

Muñoz y Rivero, Jesús
Paleografía visigoda : método teórico-práctico para aprender a leer los códices y documentos españoles de los siglos V al XII / por Jesús Muñoz Rivero
Madrid : Daniel Jorro, 1919
160 p., [1] h. pleg., XLIII facs. : il. ; 23 cm

24 noviembre, 2010

Sereno Sammónico.

En el siglo III, tan escaso en poetas como el I, distinguiéronse: el medico Sereno Sammónico, hombre riquísimo que reunió una biblioteca de 62.000 volúmenes y escribió un poema didáctico “Carmen de morbis et morborum remediis”, tan absurdo y disparatado por el fondo como por la forma.

Gonblanc, Ed
Historia general de la literatura / por Ed. Gonblanc
Madrid : La España Moderna, [ca. 1900?]
429 p. ; 22 cm

23 noviembre, 2010

Plinio leía en el baño, en la mesa.....

Plinio el Viejo: un imaginativo retrato del siglo XIX. Ninguna representación contemporánea de Plinio ha sobrevivido

Plinio el Viejo, nació en Novoconum, en Italia, el año 23 de J.C. Pasó su juventud en Roma entregado al estudio, y militó después en el ejercito de la Galia. Vuelto a Roma, Nerón le nombró procurador en España, cargo que ejerció hasta el advenimiento de Vespasiano, que no se sabe si le confío algún puesto. Ignoranse mas detalles sobre su vida, y solo se tiene noticias de su muerte trágica, ocurrida al visitar el Vesubio para contemplar de cerca la celebre erupción que sepulto a Pompeya y Herculano. Por su sobrino, Plinio el Joven, sabemos que empleaba, casi todo su tiempo en la lectura: leía en el baño, en la mesa, en todas partes, y extractaba sus lecturas, llegando a reunir de este modo 600 volúmenes de apuntes y una biblioteca gigantesca, por la que se le ofrecían 4.000 sextercios.

Gonblanc, Ed
Historia general de la literatura / por Ed. Gonblanc
Madrid : La España Moderna, [ca. 1900?]
429 p. ; 22 cm

22 noviembre, 2010

Higinio polígrafo y esclavo.


En la época de Augusto, brillo el polígrafo Hyginio, originario de España, esclavo de condición, amigo de Ovidio, que por su talento mereció que Augusto le nombrara su bibliotecario, y que escribió, entre otras muchas obras perdidas, el libro “De situ urbium italicorum”, trabajos sobre las “Vidas de los romanos ilustres”, comentarios a Virgilio, breves apuntes sacados de la literatura trágico-griega, en numero de 277, con el nombre de fabulas, y el “Poeticon astronomicon”, en cuatro libros, que es su obra mas importante y que se cree sea una traducción de Eratóstenes, compuesta en estilo descuidado que la desluce.


Gonblanc, Ed
Historia general de la literatura / por Ed. Gonblanc
Madrid : La España Moderna, [ca. 1900?] 429 p. ; 22 cm

20 noviembre, 2010

Tirant reúne a sus 3 ´hijos´ vivos

Una exposición junta por primera vez los tres ejemplares que quedan en el mundo de la primera edición (1490) de la novela de Martorell . La única hoja manuscrita del libro es la otra joya exhibida

ALFONS GARCIA VALENCIA
Un día como hoy, 20 de noviembre, de hace 550 años, se editó Tirant lo Blanc en Valencia. El contrato establecía la impresión por 200 libras reales de 715 ejemplares, una tirada importante para la época, pero aún así Nicolau Espadaler tuvo que hacer unos 300 más. De aquellos mil volúmenes, sólo tres, que se sepa, han llegado hasta nuestros días y están repartidos por el mundo: uno en la biblioteca histórica de la Universitat de València, otro en la British Library de Londres y el tercero en la Hispanic Society de Nueva York. Desde ayer, los tres están juntos en la Biblioteca Valenciana, en urnas separadas y con dos guardias de seguridad a menos de un metro. Son las estrellas de la exposición Joanot Martorell i els literats valencians del segle XV, una de las actividades centrales del Any Martorell, organizado por la Conselleria de Cultura.
El trío de primeras ediciones está acompañado por la única hoja manuscrita del Tirant anterior a 1490. El investigador Jaume Chiner la encontró a principios de los años 90 en los antiguos archivos de la Diputación de Valencia (donde hoy está la sala Parpalló) y él ha sido ahora el comisario de la muestra. Un gran sueño convertido en realidad, confesaba ayer quien lleva décadas husmeando en legajos del siglo XV en busca de luz sobre Martorell, Ausiàs March (encontró los documentos que cambiaron la fecha y el lugar de nacimiento del poeta) y otros autores. No es difícil de entender su emoción ayer al presentar la exhibición: "Nunca se había reunido tanto sobre Joanot Martorell y posiblemente nunca más se volverán a juntar las tres primeras ediciones con la hoja manuscrita".
La exposición tiene un aire monacal y austero, en consonancia con el entorno del antiguo convento de San Miguel de los Reyes. Ayuda a que sobresalgan los documentos históricos. Además de los mencionados, la quinta joya de la corona -las cinco están dispuestas presidiendo la exposición- son las quince hojas de otra edición de 1490 que se conservan en la Biblioteca de Catalunya (fondo Marià Aguiló).
Sin ocupar lugar presidencial, la muestra incluye otras piezas históricas de alto valor. Sirvan dos como ejemplo: la última carta de batalla (propiedad de la Biblioteca nacional)que el caballero Martorell envió desde Inglaterra (1438) a Joan de Monpalau, su primo - se favoreció de su hermana Damiata con promesas de matrimonio y luego se hizo el sueco-, y el manuscrito de 1464 que explica como la más famosa novela valenciana pasó a manos de Martí Joan de Galba (como garantía por un préstamo de cien reales pedido por un arruinado Martorell).
Además de los documentos sobre el "viure novel·lesc" del autor de La Safor, el otro eje de la exposición son los ejemplares de otros escritores del siglo XV: Roís de Corella, Ausiàs, Jaume Roig, Isabel de Villena o Sant Vicent Ferrer. Unos paneles con grabados de Manuel Boix sobre la trama del Tirant completan el proyecto.


La Biblioteca Valenciana reúne por primera vez las tres únicas ediciones que existen del Tirant

La Biblioteca Valenciana de San Miguel de los Reyes reúne por primera vez en el mundo las tres únicas ediciones de 1490 que se conservan del 'Tirant lo Blanch' de Joanot Martorell. Rodeadas de documentos bibliográficos sobre el autor, información sobre el contexto político y económico de la época e impregnadas del ambiente literario del que se conociera como el 'Siglo de Oro' de las letras valencianas, la muestra estará expuesta al público hasta el 19 de enero de 2011.
Con motivo del 600 aniversario del nacimiento del escritor y caballero valenciano, 'Joanot Martorell i els literats valencians del segle XV', ofrece una oportunidad exclusiva para admirar estas tres joyas de la literatura procedentes de la Hispanic Society (Nueva York), la British Library (Londres) y la propia Biblioteca Valenciana, los únicos ejemplares que quedan de los 715 que se publicaron en Valencia el 20 de noviembre de 1940 por el impresor Nicolás Spindeler.
Junto a ellas, un grupo de 15 páginas del Tirant de la Biblioteca de Cataluña, también de 1490 pero incompleto, así como la única página manuscrita que existe anterior a esta fecha y que conserva la Diputación de Valencia, y el manuscrito de 'Lletres de Batalla' que guarda la Biblioteca Nacional.
Comisariada por Jaume Giner, 'Joanot Martorell i els literats valencians del segle XV' ha sido inaugurada este viernes por la consellera de Cultura , Trini Miró, acompañada por el secretario autonómico, Rafael Miró, y la directora general del Libro, Archivos y bibliotecas, Silvia Caballer.
En total, la Sala Capitular de la Biblioteca de San Miguel de los Reyes agrupa 382 piezas, tanto de Joanot Martorell como de sus coetáneos, e incluso autores contemporáneos de algún modo relacionados con el Tirant lo Blanch, que abarcan hasta el Premio Nobel Mario Vargas Llosa.
Para el comisario Giner, esta exhibición "valora con justicia" la obra de Martorell, pues permite conocer su biografía, muestra por primera vez a muchos de sus familiares, manuscritos inéditos, se acerca al contexto histórico y literario del momento, y establece una "estrecha relación" entre todas los puntos de vista.
A través de los distintos paneles explicativos y vitrinas de la sala, se pueden ver siete incunables, ocho obras impresas del siglo XV de la misma institución, veinte documentos del Archivo del Reino de Valencia del mismo siglo, y tres del Archivo Municipal de Valencia del siglo XX, una hoja manuscrita por Martorell, un manuscrito de las 'Lletres de Batalla' y obras relacionadas de los siglos XIX y XX.
HISTORIA DE LOS INCUNABLES
La encuadernación de los más santiguos incunables del 'Tirant lo Blanc' varía desde tapas duras, orlas y bordes dorados hasta formatos más humildes. El de la Hispanic Society es todo un ejemplar de lujo. Perteneció a la Biblioteca de Sapienza (Roma) y fue adquirido por 500 libras esterlinas por el bibliófilo Archer M. Huntington.
El ejemplar de la Biblioteca Valenciana tiene una orla decorativa y fue legado a la institución por Giner de Perellós, Marqués de Dos Aguas, en 1843, mientras el de la British Library fue comprado por Thomas Grenville, quien lo legó la Museo Británico en 1846.
'BIBLIOTECA TIRANTIANA'
La consellera de Cultura ha subrayado que con esta exposición la Generalitat rinde homenaje al autor de una "obra visionaria que marcó un antes y un después en la literatura", al tiempo que permite "apreciar mejor y entender la magnitud de un caballero y hombre de las letras valenciano" como fue Joanot Martorell.
Miró ha querido destacar uno de los apartados de la muestra que recoge las ediciones y traducciones realizadas por todo el mundo entorno al 'Tirant lo Blanch' en lo que será el "germen" de la 'Biblioteca tirantiana', un proyecto que ha anunciado que quedará como "legado del 'Año Joanot Martorell' y que a lo largo del tiempo irá incorporando todas las publicaciones relacionadas con autor, para convertirse en "la gran referencia mundial sobre Martorell y su legado literario".

EUROPA PRESS | VALENCIA

La Biblioteca Valenciana reúne los tres únicos ejemplares del Tirant de 1490

La Biblioteca Valenciana acoge por primera vez los tres únicos ejemplares que existen en el mundo de la edición del "Tirant lo Blanch" de 1490, el año en el que esta novela de caballerías de Joanot Martorell se publicó en Valencia.

El "Tirant" de la Universitat de València, el de la British Library de Londres y el de la Hispanic Society de Nueva York se exhibirán juntos por primera vez en la exposición "Joanot Martorell i els literats valencians del segle XV", inaugurada hoy por la consellera de Cultura y Deporte, Trinidad Miró.

La muestra ha sido comisariada por Jaume Chiner, uno de los grandes especialistas españoles en la figura y obra del escritor valenciano Joanot Martorell, podrá visitarse hasta el próximo 19 de enero en el Monasterio de San Miguel de los Reyes en Valencia, sede de la Biblioteca Valenciana.

Según un comunicado de prensa de la Generalitat, Miró ha calificado de "hecho histórico para Valencia" la reunión de los tres únicos ejemplares del Tirant de 1490 que se conservan en el mundo.

"Es algo que muy difícilmente podrá volver a repetirse", ha subrayado la consellera, quien ha anunciado que esta muestra se suma al resto de iniciativas con las que la Generalitat celebra el Año Joanot Martorell.

Además, "con esta exposición la Generalitat rinde homenaje al gran autor de las letras valencianas", cuya obra capital "es estudiada hoy en día en todas las universidades y leída por todo el mundo", ha destacado Miró.

A juicio de la titular de Cultura y Deporte, el "Tirant lo Blanch" es "una obra visionaria que marcó un antes y un después en la evolución de la literatura".

La exposición también muestra la única página manuscrita existente de un ejemplar del "Tirant" anterior a la edición de 1490, y el manuscrito "Lletres de batalla", procedente de la Biblioteca Nacional de España, que copia las cartas de desafío de Joanot Martorell a diversas personas.

La exposición muestra también traducciones de la obra de Martorell al italiano (S.XVI) y al francés (S.XVIII), pertenecientes a los fondos de la Biblioteca Valenciana, así como documentación procedente del Arxiu del Regne.

Puede verse también una selección de ediciones realizadas en todo el mundo en torno al "Tirant lo Blanch" y a su autor, un fondo bibliográfico que tiene el objetivo de convertirse en "la gran referencia mundial" sobre Martorell y su legado literario.

En el claustro del monasterio de San Miguel de los Reyes se exponen ilustraciones del artista valenciano Manuel Boix que hacen referencia a diferentes pasajes del "Tirant".

EFE. Valencia.

18 noviembre, 2010

Exposición Joanot Martorell.

Ulfilas, obispo y traductor.

Ulfilas o Wulfila (que quizá significa “pequeño lobo”) (alrededor de 310 - 388) fue un obispo, misionero, y traductor godo.

En el siglo II Ulfilas tuvo la iniciativa de traducir del texto original del Evangelio la oración fundamental del Cristianismo: el Padrenuestro.
El alfabeto de Ulfilas fue una resultante de la adopción de los caracteres griegos, pero con signos germánicos y a titulo de combinación solamente. Tal circunstancia hizo de ella una obra manejable y manejada, no solo por los godos de Occidente, de los que Ulfilas procedía, sino por las demás tribus de aquella raza. Con la ruina de sus Imperios cayo en el olvido en el siglo IX.
Ulfilas había traducido de la versión de los setenta todo el Antiguo Testamento, exceptuando el Libro de los Reyes, y del texto griego, los escritos de la Nueva Ley.

Codex Argenteus

A nosotros no ha llegado mas que una parte de esta traducción. Desde 1648, y gracias a unos soldados suecos, poseemos el magnifico Códice de plata, de Upsala, que nos ha trasmitido unos fragmentos de inapreciable valor, editados por Zahn en Weisseenfelds en 1805. Knittel encontró en la biblioteca de Wolfenbuttel nuevos fragmentos, que se publicaron en Brunswick en 1762, y se copiaron con una traducción latina en el apéndice al segundo volumen del Diccionario sajón gótico latino de Lye. Finalmente el cardenal Mai sacó a luz de la biblioteca Ambrosiana dos manuscritos palimpsestos, tomándose el trabajo de dar una muestra comentada del primero; y tenia muchos y muy valiosos datos atesorados para emprender la publicación del segundo, siguiendo análoga y paralela ruta, cuando sintiéndose desmayar, llamo en su ayuda, como elegido para continuar su tarea y proseguir su plan, al ilustre Castiglione, que dio cumplida cima a la empresa, publicando en latín, por los años 1827 y 1839, la versión gótica que Ulfilas hizo de las segundas epístolas de San Pablo a Tesalonicenses y Corintios y de la del mismo apóstol a Timoteo, a Tito y a Filemón.

Gonblanc, Ed
Historia general de la literatura / por Ed. Gonblanc
Madrid : La España Moderna, [ca. 1900?]
429 p. ; 22 cm

15 noviembre, 2010

Confesión de Lope.


En los escritos de Lope, predomina un concepto clarísimo de los gustos del publico, en su obra teatral prescinde de reglas y crea con absoluta independencia de modelos, según su propia confesión en “Arte Nuevo de hacer comedias”.

“Y cuando he de escribir una comedia,
encierro los preceptos con seis llaves;
saco a Terencio y Plauto de mi estudio
para que voces no me den, que suele
dar gritos la verdad en mis libros mudos,
y escribo por el arte que inventaron
los que el vulgar aplauso pretendieron;
porque como las paga el vulgo, es justo
hablarle en necio para darle gusto."

Aquellas comedias escritas apresuradamente lo fueron solo con miras a los resultados obtenidos al ser representadas. Lope nos cuenta sus procedimientos:

“El sujeto elegido, escriba en prosa
y en tres actos de tiempo lo reparta,
procurando, si puede, en cada uno
no interrumpir el termino de un día...
En el acto primero ponga el caso;
en el segundo enlace los sucesos
de suerte que hasta medio del tercero
apenas juzgue nadie en lo que para.”

Esquerra, Ramón
Iniciación a la literatura.
Barcelona: Apolo, 1937
Vol. II. 20 cm.

11 noviembre, 2010

La lectura como arte.

Max Gaisser (Augsburgo 1857)




Siempre es triste cosa para el que lee artísticamente que las frases corran tan solo desde su boca a sus orejas; pase como estudio; pero como delectación, es la misma de Narciso, y está condenada por los dioses.

La lectura como arte / estudios preparatorios por D. Julio Domínguez y D. F. Serrano de la Pedrosa. -- Segunda edición. -- Madrid : [s.n.], 1886 (Manuel Minuesa de los Rios, impresor) 130, [2] p. ; 16 cm

10 noviembre, 2010

Ernesto Legouvé. Lector Célebre.

Gabriel Jean Baptiste Ernest Wilfrid Legouvé (14 de febrero de 1807 - 14 de marzo de 1903).
Dramaturgo y poeta francés.


ERNESTO LEGOUVÉ.-
Gabriel Juan Bautista Ernesto Wilfrido Legouvé nació en París el día 15 de febrero de 1807. Su padre, Gabriel María Juan Bautista, distinguido poeta dramático, murió cuando Ernesto Legouvé apenas contaba cinco años, dejándole heredero de una gran fortuna. Se educó el joven Ernesto en el colegio de Borbón y viajó después largamente por el extranjero.
El nombre de Legouvé se hizo ya famoso cuando el gran lector no contaba mas de veinte años. La Academia Francesa había ofrecido un premio al mejor poema dedicado a la invención de la Imprenta, y Legouvé alcanzó tan señalado triunfo (1827).
No es obra fácil de enumerar, conocer y juzgar las producciones literarias de Ernesto Legouvé, pues son muchas y de variados asuntos. Indicaremos, sin embargo, las principales.
Cultivó con extraordinario aplauso la poesía dramática, y merecen ser citados con elogio sus dramas titulados “Luisa de Lignorelles”(1), que figura todavía en los teatros franceses; “Adriana Lecouvreur” (1849), “Batalla de damas” (1851) y “Los Cuentos de la Reina de Navarra”(1851) (2), La Medea (3), que fue traducida al italiano y representada en casi todas las capitales europeas; “Por derecho de Conquista” (1855), obra traducida al castellano, y en la cual se distinguía mucho la eminente actriz española Matilde Diez; “Beatriz” (1851), comedia en prosa; “Un joven que no hace nada” (1861), Miss Susana, Las dos reinas de Francia, melodrama, con música de Gounod (1865), que no se represento hasta 1872 por haberlo prohibido la censura; “Ana de Chevillers” y otras muchas producciones dramáticas, todas notables y todas aplaudidas.
De Legouvé son también las novelas “Max”, “Edit de Falsen” y “Beatriz”, inspirada esta ultima en el argumento de la comedia suya que lleva el mismo titulo, y algunos poemas como “El Descubrimiento de la Imprenta (que fue el premiado por la Academia), “Los viejos” y otros varios de merito singular.
Ernesto Legouvé se distinguió también como orador desde su juventud: las conferencias publicas que dio con motivo de la guerra francoprusiana tuvieron extraordinaria resonancia. Estas conferencias se publicaron folletos; y son muy notables las que, bajo el titulo “Los padres y los hijos en el siglo XIX”, se publicaron por primera vez en dos volúmenes por los años de 1867, 68 y 69.
Maestro en el Arte de la Esgrima, contribuyó a la fundación de una escuela dedicada a la enseñanza de este ejercicio corporal, y publicó en 1872 un libro relacionado con dicha Arte, titulado “Un torneo en el siglo XIX”.
Legouvé, durante el año 1847, dio lecciones gratuitas en el Colegio de Francia, explicando “Historia moral de las mujeres” . Sus estudios sobre esta materia fueron impresos al año siguiente, y traducidos al castellano después de varias ediciones francesas, por D. Antonio Narciso Gay, en Barcelona, año 1860.
La notable labor literaria de Ernesto Legouvé, y sobre todo sus poemas dramáticos, le llevaron a la Academia Francesa, en la cual ingreso el año 1855. Legouvé fue condecorado con la encomienda de la Legión de Honor y ha desempeñado –entre otros cargos importantes- el de Inspector general, Director de Estudios de la Escuela Normal Superior de Enseñanza Secundaria para la Mujer.
A mas de esto tiene para nosotros Ernesto Legouvé el don singular de lector eminente. Amigo de los mas notables oradores franceses y de los mas aplaudidos actores y cantantes de una centuria, Ernesto Legouvé supo apreciar como nadie el merito y la dificultad de una lectura artística, y apropiándose con acierto no igualado cuanto útil encontró en el ejercicio de otras artes de la palabra, formó de la Lectura una bella arte. Lo que era vulgar y corriente lo elevó y lo ennobleció; el ejercicio de la Lectura, que era un acto simplemente útil, fue convertido por Legouvé en un ejercicio estético..
Penetrado de la importancia de la Lectura, no solo la practico con esmero, constancia y notoria habilidad, sino que la enseño con libros con el ejemplo, y a el se deben “El Arte de la Lectura”, traducido al castellano por D. José Anchorena en 1878, y un “Tratado de Lectura en alta voz”, acomodado a las necesidades de la primera enseñanza.
Al escribir dicho libro, Ernesto Legouvé supo apreciar con toda exactitud el estado de los estudios referentes al Arte de leer, y quiso dar a su obra didáctica no el carácter de producción metódica, propia de hombres iniciados en esta noble disciplina intelectual, sino el de un trabajo ligero en la forma, vivo, animado y atractivo. Y esta es la causa de que el Arte de la Lectura de Ernesto Legouvé no sea un tratado sistemático de dicho ejercicio artístico, sino un trabajo originalísimo de propaganda en favor de la Lectura, expuesto para este fin, con gracejo y amenidad, y cuajado de observaciones sutiles, de frases luminosas y de anécdotas interesantes, entre las cuales aparecen con frecuencia las reglas de la Lectura y la sabrosa doctrina artística, fruto y resultado de un estudio largo y meditado del objeto. Por esto el libro de Legouvé ha interesado en el ejercicio de la Lectura a innumerables personas, y por esto su obra ha sido traducida a tantas lenguas.
De la importancia del Arte de la Lectura de Ernesto Legouvé aun había que decir mas; pero baste agregar a lo dicho que este libro puede considerarse como el principio y el fin de las obras didácticas de la Lectura, pues todas las que respecto al mismo asunto se han publicado después en Europa y en America se han inspirado en las doctrinas del eminente lector francés.
Con razón se ha dicho que “los libros didácticos de Ernesto Legouvé son como el breviario de los lectores”, y que Legouvé es el padre y el revelador de la Lectura.
Legouvé falleció en París el año 1903, a los noventa y seis años de edad.

Rufino Blanco y Sánchez
Arte de la Lectura
Madrid; Imp. de la “Rev. De Arch. Bib. y Museos”; 1916
Sexta edición

05 noviembre, 2010

Cita de G. Giusti.

Giuseppe Giusti




"No hay mayor ladrón que un mal libro"

Giuseppe Giusti *

*Poeta italiano
Monsummano Terme, 12 de mayo 1809 - Florencia, 31 de marzo 1850.

29 octubre, 2010

Leyenda de Gutemberg y Satanás.

IV ¿COMO SE VENCE AL DIABLO?
ES NECESARIO LUCHAR CONTRA EL DIABLO ¿COMO?.

LA MALA PRENSA

Es también curiosa esta otra leyenda: la del encuentro de Guttemberg, inventor de la imprenta, con el diablo.
Guttemberg, hacia el año 1400, tuvo la gran dicha de ver salir de su rudimentario taller el primer libro impreso, y este era el mejor de la humanidad, el libro digno de que con él se consagrara la gran invención: la Biblia.
Cuando Guttemberg sacó de la prensa la primera copia, la tomó en sus temblorosas manos, la besó y l a estrechó contra su corazón, como un padre feliz hace con su recién nacido primogénito.
Pero he aquí que, mientras el gran inventor se encuentra inundado de gozo por la gran victoria, se le aparece el mismísimo Satanás, sonriéndose repugnante y sarcásticamente, y, golpeándole con una mano en las espaldas, le grita:
¡Bravo, amigo!... Tu has hecho hoy a nuestra causa el mayor de los servicios. Te estoy reconocido y te ofrezco la mitad de mi reino...
Guttemberg, espantado, miraba al extraño interlocutor, sin comprender una palabra de lo que decía....
-¿Que quieres decir?..., preguntó.
Y Satanás, con una sonrisa cada vez mas repugnante, le repitió:
-Si, me has hecho un servicio de oro... Has fabricado un arma para mi... que vale, ella sola, por un ejercito de los mas astutos y valientes demonios. ¡Ah, Guttemberg..., la victoria es nuestra!... Hoy la tenemos en la mano. Si tantos siglos de lucha contra Dios fueron esfuerzos inútiles, hoy tu intervención reanimará nuestra suerte.¡Es nuestro desquite, el desquite de Satanás!...
-Pero no comprendo... no puedo comprender...- murmuró Guttemberg, con la palidez de la muerte en el rostro, herido en lo mas vivo del corazón, como lo puede estar un padre a quien se le repite: ¡Tu hijo es un miserable, es un criminal!...
Y, con un movimiento enérgico, Guttemberg coge el libro acabado de imprimir y se lo muestra a Satanás.
-¿Ves? Esta es la Sagrada Biblia. Yo la haré correr por el mundo en miles y miles de ejemplares a poco precio. La regalare a los pobres, como se regala un pedazo de pan. De esa manera todos los hombres la podrán leer, la podrán estudiar... Y la Biblia, tu lo sabes muy bien, es la historia de tus derrotas, es la historia del amor de Dios, de tu perversidad, oh Satanás!...
Satanás a estas palabras, rechino los dientes, como desgarrado por un atroz martirio, vaciló un instante, pero, volviendo a su sarcasmo, continuó amenazador:
-¡Rechazas, oh Guttemberg, la gloria y las riquezas que te he propuesto!... Pues bien ¡oh miserable, imprime tu Biblia... si, la historia de mi tormento! Imprímela en miles de ejemplares... pero voy a decirte lo que pienso hacer en adelante...
Y, ante los ojos de Guttemberg, desfiló una extraña visión.
En un taller, como jamás el lo había visto, centenares y centenares de obreros trabajaban febrilmente.
Máquinas enormes, como monstruos, engullían pliegos inmensos de papel blanco, y al momento arrojaban de si hojas impresas, libros, carteles, ilustraciones, periódicos, etc.
-¿Que es esto?, pregunto Guttemberg, espantado.
Y Satanás, triunfante y sarcástico, le respondió:
-¿No la conoces? Es tu maquina de imprimir.... Tu la has inventado, y mis fieles servidores la llevaran hasta el súmmum de al perfección, de modo que pueda correr con la velocidad del relámpago... Pero esto ¡no te debe interesar mucho!... Acércate a aquella pila de papel impreso, toma y lee... Es la victoria que te he preanunciado... No es la Biblia que tu tienes en las manos....
Y la mirada de Satanás manifestaba todo el orgullo del triunfo.
Guttemberg se acerco a aquel montón de papeles impresos que la potente maquina vomitaba, como un río represado y de manantiales inexhaustos.
Tomó y leyó
Como buen cristiano y hombre honrado que era, no tuvo necesidad de leer mucho.
Llenósele el corazón de profunda indignación. Enroscó la hoja y se la lanzó a Satanás a la cara, gritándole:
-¡Que indignidad!.... ¡Que miserable eres!... Pero no te reirás de mi, no te servirás de mi obra.
Tomó en sus manos una gran maza, la levantó sobre la preciosa invención...; unos pocos golpes y todo quedará hecho pedazos...; pero Satanás no se reirá.
Y he aquí que, cuando la maza estaba para descargar su golpe, impulsada por toda la energía de un hombre generoso y desesperado, le detiene una mano invisible, y una voz grita:
-¿No, Guttemberg!... ¡Np arruines la obra de Dios!
La imprenta en manos de Satanás será el instrumento de la perversión, de la corrupción, de la mentira. Pero la imprenta en manos de Dios será el apóstol de la verdad y de la luz; será el sol que ahuyentara las tinieblas, será otra victoria que el Triunfador del Gólgota podrá escribir en su libro de oro...
Guttemberg miró a la cara de su nuevo interlocutor...¡Era un ángel!... Se puso de rodillas, para dar gracias, y adorar el poder y la sabiduría de Dios...
Satanás, humillado, escondido en un rincón, quiso no obstante decir una palabra:
-Pues bien, acepto el reto. Será un gran duelo: tu Dios contra mi, Satanás...
Y desapareció entre horribles carcajadas.
Es una mera leyenda, ya lo hemos dicho. No debemos confundir la leyenda con la realidad. Satanás, realmente, se ha aparecido: la historia cita casos en los que no se puede poner en duda la intervención personal del demonio. ¿Se habrá también aparecido a Guttemberg?
No nos interesa saberlo. Lo que esta fuera de toda discusión es el hecho de que Satanás se ha servido y continua sirviéndose de la prensa para envenenar las almas con el error y la inmoralidad.
“Si se apareciesen de repente las almas condenadas por las malas lecturas, quedaríamos maravillados de su numero, decía De Maistre. Si los libros nos pudiesen hablar, nos revelarían cosas increíbles sobre el apostolado de perversión que han ejercido en las almas.”
también hoy el impreso malo, los libros y periódicos sectarios o inmorales, son una peste, y una peste horrible, que produce estragos inmensos en las almas.
En las calles, en las mas insignificantes aldeas, en todas las esquinas, se exponen las mas lubricas caricaturas, las mas asquerosas figuras en colores, las mas inmundas pornografías, que sonrojan a las almas aun honestas, pero que mientras tanto atraen la curiosidad de los muchachos que van a la escuela y que se arremolinan junto a ellas, y que en aquellos impresos y en aquellas figuras aprenden vicios y corrupción; mientras la misma civilización pagana quería que ante los ojos de los niños se levantase un baluarte de pudor; máxima debetur puero reverentia: al niño se debe la máxima reverencia.
Libros y periódicos escritos en estilo tabernario, impresos tan mal que al día siguiente no son ya legibles, corren aun en las manos de muchos, porque excitan las malas pasiones y satisfacen todas las curiosidades, licitas o ilícitas, poco importa. Así es, bajo el hermoso cielo de España, entre las fragantes rosas y los candidos lirios perfumados, se publican una cantidad de libros obscenos, cuyo contenido es capaz de ruborizar a un negro; bajo el amplio manto del arte romanesco y novelesco, se esconde la desecha mercancía.
Amados lectores: escucharemos la voz de la conciencia, la voz del Papa y de los Obispos: no nos entreguemos jamás a la lectura de libros, periódicos, revistas, si antes no estamos seguros de su bondad. Obrando de otra manera, a través del papel impreso, nos inoculará Satanás su diabólico veneno de muerte.

Costa, Desiderio (S.P.)
El diablo : ¿existe?¿quién es?¿que hace?¿como se vence? / Desiderio Costa, S.P. ; versión del italiano por Germán Jiménez
Publicación: Bilbao ; Madrid : Pía Sociedad de San Pablo, [s.a.]
Fecha de impresión, 1940
286 p. ; 19 cm

28 octubre, 2010

Periodicos y Revistas editados en Valencia en 1905

PERIÓDICOS

Agricultura Española (La), Pl. de Cajeros, 6.-Director, Aliño (Bernardo)
Antorcha Valentina (La).
Arte y Comercio.
Biblioteca Sacro Musical.- Director, Tena (Luís), S. Vicente, 99.
Boletín de la Academia Médico Escolar, Popul, 1
Boletín Musical, Bajada de San Francisco, 29.
Boletín Oficial del Colegio de Farmacéuticos.
Boletín Oficial del Colegio de Medicina.
Bordadora (La), Ballesteros, 5.
Buzón del Arte (El).
Ciencias y Juventud.
Clarín (El).
Cooperativa (La).
Correo de Valencia (El), diario, Comedias, 22.
Correspondencia de Valencia (la).- Director, Peris Mencheta (Francisco), Miñana, 7 y 9.
Defensor del Contribuyente (El). Centelles, 2.
Dependiente de Comercio (El).
Dependiente de Farmacia (El).
Eco Postal (El).
Enseñanza Nacional, Cirilo Amorós, 44.
España Cristiana (La), Salinas, num. 4.
Españolista (El). En Bou, 42.
Federal (El).
Fieltro (El).
Filatélico de Valencia (El).
Florecillas de S. Antonio
Heraldo de Comercio.
Júcar (El).
Justicia (La).
Juventud, Gracia, 35.
Medicina Valenciana (La), Periódico mensual de Medicina y Cirugía. Director, D. Ramón Gómez Ferrer.- Redacción y Administración: Colon, 64.
Mentor de los Amiguitos del Niño Jesús, Pl. de Pellicers, 6.
Mercantil Valenciano (El), diario, Ballesteros, 1.
Noticiero (El), Embajador Vich, 4.
Obrero Mercantil (El).
Palleter (El), Baja, 10.
Patronato (Veterinario).
Pedro Grullo, Barcelona, 21.
Pequeña Industria (La), Avellanas, 11.
Piedad y Letras, Zaragoza, 29.
Progreso científico (El), Encarnación, 16.
Provincias (Las), diario, Mar, 65.
Pueblo (El), Don Juan de Austria, num. 14.
Pueblo Obrero (El).
Radical (El).S. Martín, 2.
Revancha (La).
Revista Valenciana de Ciencias Medicas, Colon, 17
Revista de Levante, Colon, 31.
Semana Católica (La), semanal, Libreros, 11.
Senserrá (La).
Señal de la Victoria (La).
Taurino (El).
Trona (La).
Unionista Científico.
Universo (El).
Veterinaria Valenciana (La), Cruz de Mislata, 223.
Vida Literaria y Artística (La).
Voz de Valencia (La).


Guía comercial de Valencia y su provincia : publicada con datos del anuario del comercio (Bailly-Bailliere)
Madrid : Bailly-Baillière e Hijos, 1905
XII, 348, II, 65 p. : il. ; 28 cm
Premiada con la medalla de oro en la exposición de Barcelona 1888, con la medalla de plata en la de Paris 1889 y con el gran Diploma de Honor en el Concurso Internacional de Madrid de 1890. Año 16 de la publicación.

27 octubre, 2010

DONDE SE INSPIRABA DUMAS.



La revista “Artes de la Publicidad” ha recortado de un periódico americano esta curiosa información:
“El escenario de “Mascara de hierro”, que ha interpretado el gran Douglas Fairbanks, ha inspirado a un novelista francés llamado Alejandro Dumas uno de los episodios de una larga novela titulada “El vizconde de Bragelonne”.
Y se han quedado tan tranquilos.

Revista literaria “Novelas y cuentos” publicación semanal
Madrid: Año III; Nº 152; 29 de noviembre de 1931

26 octubre, 2010

No hay nada nuevo.....

LADRONES DE BIBLIOTECAS.

Recientes robos han permitido descubrir en los Estados Unidos toda una organización de malhechores cuyo objeto es el robo de libros y manuscritos preciosos en las grandes bibliotecas.
El establecimiento que ha sufrido mas con esta nueva organización del robo es al Widener Memorial Library, de la Universidad de Harvard, de donde han sido robados bastantes volúmenes raros, cuyo valor asciende a cerca de un millón de pesetas.
Se calcula que la suma total de estos robos sobrepasa en conjunto los doce millones de pesetas.
Esta organización opera un poco en todos los Estados de la Unión. Los libros robados en las bibliotecas publicas de las Universidades son enviados a la sede social de Nueva York, que los revende a bibliófilos particulares, salvo en lo que concierne a libros demasiado conocidos en America, que son enviados en este caso al extranjero.
Como para otros géneros de robo, es preciso encomendar la protección de libros en las bibliotecas a hombres de toda confianza. Las bibliotecas han aceptado pagar una contribución para la vigilancia de los libros, y ha sido ofrecido este servicio a la policía.

Revista literaria “Novelas y cuentos” publicación semanal
Madrid: Año III; Nº 152; 29 de noviembre de 1931

25 octubre, 2010

Libro.

Anónimo; Siglo XII; Monasterio de Daphni
Fotografia de ARTEHISTORIA

El libro es el atributo frecuente de diversas categorías de santos; los Evangelistas, los Doctores de la Iglesia y los fundadores de órdenes monásticas o religiosas son quienes aparecen más a menudo con el mismo.
A veces, los profetas del Antiguo Testamento, en lugar de estar provistos de un rollo o una filacteria, llevan igualmente un libro en la mano.
Símbolo de enseñanza y de autoridad, el libro es llevado por Cristo o por el Padre. Muestra entonces en la cubierta o en sus paginas abiertas las letras griegas Alfa y Omega.
A menudo el libro representado es la Biblia, es decir la Palabra de Dios.

22 octubre, 2010

Proteger siempre.

La custodia lleva aparejada la protección, el praesidium. El bibliotecario ha de pensar en la protección del tesoro que le ha sido confiado, protección contra el incendio, el robo, la infidelidad, la guerra, la destrucción lenta y sistemática por múltiples agentes físicos, químicos, biológicos, como la fauna bibliófaga. Y aquí surge también la responsabilidad del gobernante, del político, del hombre publico, de la autoridad civil o militar, eclesiástica o judicial, que pudiendo, no facilitan la protección del tesoro documental, bibliográfico, artístico; ¡Magna responsabilidad la de los dirigentes!

Mateu y Llopis, Felipe, 1901-1998
Misión y deontología del bibliotecario / Felipe Mateu y Llopis
Madrid : Dirección General de archivos y bibliotecas, 1954
73 p.; 22 cm
Anejos del Boletín de la Dirección general de archivos y bibliotecas ; 14

20 octubre, 2010

Tarea benedictina y misional.

17 APRECIO Y DESPRECIO DE UNA PROFESIÓN.

No se puede ser bibliotecario sin vocación, altruismo, dedicación plena y sacrificio. Mas sacrificio ha de entenderse el que se impone por salvar un manuscrito, adquirir un incunable, convencer al dirigente de la necesidad de aquellas adquisiciones, al hacendista de la conveniencia de una consignación o al político de la utilidad de una biblioteca; mas no la renuncia a máximos emolumentos como le son debidos o a la percepción de sueldos y gratificaciones, porque quien entendiese que la profesión lleva aparejada la modestia económica, seria indigno de regir la sociedad, gobernar un pueblo u orientar una empresa.
Bien lo entendieron los reyes de Francia o de España, los emperadores y los príncipes de diferentes países y épocas; así Francisco I, Luis XIV, Felipe II, Felipe V, y lo pregonan un P. Robinet, bibliotecario mayor del ultimo; un Pérez Bayer, que lo fue de Carlos III; un Duval que lo fue de Francisco I; un Juan Bautista Cardona, con Felipe II, hombres cuyos meritos admiraron y premiaron los monarcas que supieron serlo.
Sobre el carácter del bibliotecario ha escrito Lasso de la Vega, muy recientemente, que la tarea de aquel es “benedictina y misional” , porque ingresar en la profesión es hacer, sin proclamarlo, para toda la vida “voto de pobreza” (*), afirmando, con sobrada razón, que uno de los motivos por lo que la califica de “benedictina” es que el bibliotecario trabaja para los demás, “no para si”.

(*) Manual de Biblioteconomía, Organización técnica y científica de las bibliotecas. (1952).

Mateu y Llopis, Felipe, 1901-1998
Misión y deontología del bibliotecario / Felipe Mateu y Llopis
Madrid : Dirección General de archivos y bibliotecas, 1954
73 p.; 22 cm
Anejos del Boletín de la Dirección general de archivos y bibliotecas ; 14

18 octubre, 2010

La lectura es una bella arte.

LA LECTURA ES UNA BELLA ARTE. DISTINCIÓN DE SUS PRODUCCIONES RESPECTO DE LAS DE OTRAS BELLAS ARTES.

A poco que se reflexione sobre lo dicho en este capitulo observaremos que el acto de leer es capaz de belleza. En efecto: la Lectura, no solo manifiesta las bellezas de la obra interpretadas, sino que el mismo acto de enunciar la interpretación dada al escrito produce en el auditorio puras emociones estéticas.
Hechos frecuentes lo prueban.
Un lector que no percibe las bellezas de la Lectura interpreta cierto escrito; el auditorio se entera bien de los pensamientos del autor y percibe las bellezas de la obra literaria; pero nada mas.
Otro lector, que conoce y siente el arte de leer, repite la lectura, y el auditorio experimenta afectos que antes no había experimentado, se emociona, y hasta llegaría a creer que oye otra obra diferente, si el asunto y las palabras no vinieran a probarle lo contrario.
Además, casi todas las indicaciones hechas sobre el artista, la obra artística, el publico y la critica, principios comunes a todas las bellas artes, son aplicables al lector, al acto de leer, al auditoria y al juicio que de la lectura se pueda formar, porque el buen lector necesita ser instruido y educado, ha de tener gusto artístico y debe ser persona de talento; en el acto de leer se pueden distinguir los cuatro tiempos mas notables de la producción artística, y el auditorio es un publico que juzga de la lectura como juzga de cualquiera de otra obra de arte.
Lo que ocurre es que la Lectura, como todas las artes que hemos llamado de enunciación, son menos libres en sus producciones que las demás artes, porque sus obras han de sujetarse necesariamente a las creaciones literarias que interpretan, sin que esto sea obstáculo para que cada una tenga su esfera de actuación propia y peculiar, como acabamos de ver en el ARTE DE LA LECTURA.

Rufino Blanco y Sánchez
Arte de la Lectura
Madrid; Imp. de la “Rev. De Arch. Bib. y Museos”; 1916
Sexta edición

15 octubre, 2010

La lectura pública en la antigua Roma.

Plinio el Joven


El estudio de las costumbres romanas con relación a la Lectura no puede ser mas curioso. Durante el siglo I de nuestra era se celebraban en Roma lecturas publicas casi diarias, sin otro fin que el de recrear a los oyentes. Plinio el Joven, que describió estos actos con toda la minuciosidad dice : “ Casi no ha pasado un día del mes de abril sin que se haya leído alguna composición.” Los emperadores dispensaban su protección a las lecturas publicas asistiendo a ellas y permitiendo que abrazasen sus rodillas los lectores aplaudidos. Claudio, Nerón y Domiciano no se desdeñaron de leer ellos mismos en publico sus poesías, y el segundo de estos emperadores, sabiendo que un día estaba leyendo Novaciano una obra original, se agregó de improviso al circulo de los oyentes.
En los pasajes mas bellos de la lectura y al final de ella se aplaudía diciendo: bien, muy bien, admirable, batiendo las palmas, haciendo trepidaciones con las sillas o dando saltos sobre ellas y agitando la toga, que era el aplauso mas caluroso. Entre los oyentes había, como en nuestros teatros, buen golpe de alabarderos, cuyo jefe, que era siempre un amigo intimo del lector, hacia las invitaciones para el acto (Invitari auditores solebant per libellos et codicillos), iniciaba los aplausos y enardecía a los espectadores que daban señales de tibieza. El celebre lector Estacio, que leía sus versos en el salón de Abascanio, tenia un amigo y admirador, llamado Crispino, que adquirió en el desempeño de tal cargo singular notoriedad.
Las lecturas publicas eran ensayadas por el lector con tanto esmero como hoy lo son las representaciones teatrales.

Rufino Blanco y Sánchez
Arte de la Lectura
Madrid; Imp. de la “Rev. De Arch. Bib. y Museos”; 1916
Sexta edición

11 octubre, 2010

Escribir para niños.

“EDUCADORES, sed meticulosos en la elección del primer libro; y para que dicha elección os sea mas fácil, no estará de mas que recordéis cuanto escribió Anatole France en su admirable estudio “Le livre de mon ami” a propósito del modo como deben escribirse los libros para los niños con intención de instruirlos, educarlos y recrearlos a un tiempo. France dice así: “Si escribís para los niños no adoptéis una manera especial: pensad bien, escribid bien: es el único secreto para agradar a los lectores. El mismo “Robinson Crusoe” que hace un siglo es el libro clásico de la niñez, no se escribió, en su tiempo, para los niños, sino para los hombres, para los graves mercaderes de la ciudad de Londres y para los marineros de Su Majestad. El autor puso en el todo su arte, su rectitud, su vasto saber, su experiencia. Y esta visto que todo esto, ni mas ni menos, es lo que se necesita para recrear a los niños.”

Pág. 132. Del articulo “El primer libro”, de su obra “Las mujeres y los niños en la vida social.”


Lino Ferriani
Las Mujeres y los Niños en la vida social. Carta-prólogo de M. Magnaud. Versión española con aprobación del autor por Luis Umbert
Barcelona, Henrich y Cia., 1910 (aprox)
12º, 239 págs.

07 octubre, 2010

Diario original del Compromiso de Caspe. 1412


Encuentran el diario original de las deliberaciones del 'Compromiso de Caspe'
El documento refleja las negociaciones de 1412 que permitieron llegar a un consenso político de los diferentes territorios de la Corona de Aragón en la delicada situación sucesoria

EFE VALENCIA
La Universidad de Valencia ha encontrado entre sus documentos históricos el diario original de las deliberaciones del "Compromiso de Caspe" (1412), según han informado fuentes de esa institución en un comunicado. El diario refleja las negociaciones "que permitieron llegar a un consenso político de los diferentes territorios de la Corona de Aragón en la delicada situación sucesoria, que culminó en la elección de Fernando I de Antequera como nuevo rey", agrega la nota.
El documento había pasado desapercibido a los investigadores por un error de fechado del catálogo, realizado en 1913, que situaba este manuscrito en el siglo XVI, según el comunicado.
Hasta ahora, únicamente se tenía constancia de tres copias de este documento, conservadas en el Archivo de la Corona de Aragón y en la Catedral de Segorbe (Castellón).
La encuadernación del documento está deteriorada, pues al desaparecer buena parte de la costura los cuadernillos quedan separados de la cubierta.
Además, las abundantes manchas de humedad que se extienden de principio a fin del cuerpo del libro han provocado una falta de consistencia y pérdida del soporte en algunas zonas del documento, con mayor incidencia en la primeras hojas.
El servicio de Bibliotecas y Documentación de la Universidad de Valencia va a acometer su restauración con una intervención precisa para la estabilización y consolidación del soporte y la encuadernación, que le devuelva la funcionalidad perdida y garantice la preservación integral de los valores documentales.

30 septiembre, 2010

Siempre ha habido clases....

PARTE PRIMERA. TERRITORIO, SU NATURALEZA, DIVISION Y POBLACION, ETC.

DIVISIÓN TERRITORIAL DE LA PENÍNSULA E ISLAS ADYACENTES.

Industrias y profesiones que contribuyen según la base de población.*

QUINTA CLASE.
Almacenistas de papel fino o de papel pintado o de adorno;
Mercaderes de libros con tienda abierta;
Impresores;
Escribanos con oficio publico, de numero, de dilijencias;
Editores de almanaques;
Establecimientos de litografía;

SÉPTIMA CLASE.
Fabricantes de tinta de escribir y de imprenta, de humo de pez;
Fundidores de letras, id. de fierro y cobre.
Gabinetes de lectura;
Gabinetes de curiosidades;
Impresores de estampas;
Encuadernadores de libros;

OCTAVA CLASE.
Fabricantes de cartones;
*Entre otras miles de profesiones.

Historia de España, desde los tiempos más remotos hasta el año 1840 inclusive : seguida de una Estadística moderna de la Península e islas adyacentes / por Una Sociedad Literaria
Barcelona : [s.n.], 1845 (Imprenta del Imparcial)
596 p., 168 p, [LXIX] p. de lám. ; 23 cm
Colección Panorama universal : historia y descripción de todos los pueblos. Europa
La Estadística Moderna con portada propia: Barcelona : Imprenta de Antonio Bergnes y Ca, 1843


29 septiembre, 2010

100 golpes y 10 onzas de plata.

CAPITULO II.
De varias disposiciones.
SECCIÓN 165.


DE LA POSESIÓN Y OCULTACIÓN DE LOS LIBROS PROHIBIDOS Y DE LOS INSTRUMENTOS ASTRONÓMICOS.

Todo jefe de casa o familia que guarde con el secretamente las imágenes de los Espíritus celestes, los instrumentos mediante los cuales puedan explicarse el curso de los astros o trazar sus representaciones; que tenga libros de astrología de los que enseñan a calcular la buena o mala fortuna, u otros cuya adquisición esta prohibida; quien además conserve los retratos de los primeros Emperadores y Reyes, los sellos oficiales grabados sobre oro y piedras preciosas, y en fin, otros artículos semejantes de los que no pueden hacer uso los simples particulares, si voluntariamente no los remiten al Gobierno, será castigado como jefe de familia con 100 golpes y pagará una multa de 10 onzas de plata, cuya mitad será dada en recompensa al denunciador de su delito.
En todo caso, los artículos expresados se confiscaran en provecho del Gobierno.
(Carece de estatutos suplementarios)

Ta-Tsing-Leu-Lee o Las leyes fundamentales del código penal de la China, con lo mas escogido de los estatutos suplementarios. Impreso y publicado por primera vez en Paris, con vista de las diferentes ediciones sucesivas, hechas bajo la sanción y por la autoridad de todos los emperadores de la actual dinastía / traducido del chino y acompañado de un apéndice de que contiene los documentos auténticos, y algunas notas aclaratorias del texto de la obra por Sir Jorge Tomás Staunton ; puesto en francés con notas por Mr. Félix Renouard de Sainte Croix, (edición de Paris de 1812); Traducido al español por el Dr. D. Juan de Dios Vico y Brabo.
Madrid : [s.n.], 1884 (Imprenta de la Revista de Legislación)

23 septiembre, 2010


PARALELO DE LAS LENGUAS CASTELLANA Y FRANCESA, &C.


DISCURSO XV

S. II.


5 A favor de la Lengua Francesa se añade la utilidad, y aun casi necesidad de ella, respecto de los sugetos inclinados a la letura curiosa, y erudita.. Sobre todo genero de erudición se hallan oy muy estimables libros escritos en Idioma Frances, que no pueden suplirse con otros, ni Latinos, ni Españoles. Pongo por exemplo. Para la Historia Sagrada, y Profana no hai en otra Lengua promptuario equivalente al gran Diccionario Histórico de Moreri: porque el que desea un resumen de los hechos de algún sugeto, ignorando la Era en que floreció, en defecto del Diccionario Histórico, será menester revuelva muchos libros con gran dispendio de tiempo; y en el Diccionario, siguiendo el orden Alphabetico, al momento halla lo que busca. Asimismo para la Geographia son promptisimo socorro los Diccionarios Geographicos de Miguel Baudraná, y Thomas Cornelio; quando faltando estos, el que quiere instruirse de las particularidades de alguna Ciudad, Monte, o Río, si ignora la Región donde están situados, havrá de revolver mui de espacio los agigantados volúmenes de Gerardo Mercator, Abraham Ortelio, Blaeu, Sanfon, o De-Fer.

6 De la Physica experimental (que es la única que puede ser útil) se han escrito en el Idioma Frances muchos, y curiosos libros, cuyas noticias no se hallan en otros. La Historia de la Academia Real de las Ciencias es mui singular en este genero, como también en infinitas Observaciones Astronómicas, Chymicas, y Botánicas, cuyo cúmulo no se encontrará, ni su equivalente, en libro alguno Latino; mucho menos en Castellano.

7 De Theologia Dogmática dieron los Franceses a luz en el patrio Idioma preciosas Obras. Tales son algunas el famoso Antonio Arnaldo; y todas las del insigne Obispo Meldense Jacobo Benigno Bossuet, especialmente su Historia de las variaciones de las Iglesias Protestantes; y la Exposición de la Doctrina de la Iglesia Catholica, sobre las materias de Controversia: escritos verdaderamente incomparables, y que reduxeron mas Hereges a la Religión verdadera, que todos los rigores justamente practicados con ellos por el gran Luis XIV. En que no se deroga a la grande estimación, que se merecen los inmortales escritos del Cardenal Belarmino, y otros Controversistas anteriores. Ni estos hacen evitar la necesidad de aquellos: porque los nuevos efugios, que después de Belarminio discurrieron los Protestantes, las variaciones, o novedades, que introduxeron en sus dogmas, precisaron a buscar contra ellos otras armas, o por lo menos a dar nuevos filos a las que estaban depositadas en los grandes armamentarios de los Controversistas antecedentes.

8 Para la inteligencia literal de toda la Escritura Sagrada, reina oy en la estimación de todos los Professores la admirable exposición, que poco ha dió a luz el sapientissimo Benedictino Don Agustín Calmet, como un magisterio destilado a la llama juiciosa Critica de quanto bueno se havia escrito en todos los Siglos anteriores sobre tan noble assumpto. En que logró también al Padre Calmet la ventaja de aprovecharse de las nuevas luces, que en estos tiempos adquirió la Geographia, para ilustrar muchos lugares, antes poco entendidos de la Escritura.

9 Para el mas perfecto conocimiento del poder, gobierno, Religión, y costumbres de muchos Reinos distantes, nadie negará la gran conducencia de las Relaciones de Tabernier, Thevenot, y otros celebres Viageros Franceses. Otros muchos libros hai escritos en al vulgar Idioma de la Francia, singulares cada uno en su classe, o para determinada especie de erudición: Como las Noticias de la Republica de las Letras. Las Memorias de Trevoux: El Diario de los Sabios de Paris: La Bibliotheca Oriental de Herbelot, &c.

10 Assi, que el que quisiere limitar su estudio a aquellas Facultades, que se enseñan en nuestras Escuelas, Lógica, Metaphysica, Jurisprudencia, Medicina Galenica, Theologia Escolástica, y Moral, tiene con la Lengua Latina quanto ha menester. Mas para sacar de este ámbito, o su erudición, o su curiosidad, debe buscar como mui útil, sino absolutamente necessaria, la Lengua Francesa. Y esto basta para que se conozca el error de los que reprueban como inútil la aplicación a este Idioma.

Theatro critico universal, o discursos varios en todo genero de materias, para desengaño de errores comunes, dedicado al Rmo. P.M.Fr. Joseph de Barnuevo, general de la Congregación de San Benito de España, Inglaterra, &c. Escrito por el Rmo.P.M.Fr. Benito Geronymo Feijoo, Maestro General de la Religión de San Benito, Cathedratico de Prima de Theologia Jubilado de la Universidad de Oviedo, Abad que ha sido tres veces de el Colegio de San Vicente de aquella Ciudad, &c.
Tomo Primero; Séptima impresión.
En Madrid; En la Imprenta de los Herederos de Francisco del Hierro. Año de M.DCC.XLII.

16 septiembre, 2010

¿Escribió Lluís Sescases el Curial e Güelfa?

152 Curial e Güelfa
Amors de Curial e Güelfa. – s. XV. – 224 h. : papel ;30 x 22 cm.Mss/9750.
Encuadernaciσn de la ιpoca, en piel labrada de estilo mudιjar.
Biblioteca Nacional


Un nuevo estudio atribuye ´Curial e Güelfa´ al bibliotecario del Magnànim
Los expertos afirman que el "Tirant" refleja el cambio de educación de los caballeros de la época

R. F. VALENCIA Los investigadores y filólogos nunca se han puesto de acuerdo sobre la autoría de Curial e Güelfa, como también han existido siempre dudas sobre si la obra caballeresca anónima realmente fue escrita en el siglo XV o en el XIX por el descubridor de su manuscrito, Milà i Fontanals. Lo que sí ha quedado claro después de muchas investigaciones es que pertenece a un autor valenciano y los investigadores han terminado decantándose en su mayoría porque es originaria del XV. Sin embargo, una nueva hipótesis atribuiría ahora a Lluís Sescases, secretario de Alfons el Magnànim y bibliotecario de éste, su autoría. Así lo ponía ayer de manifiesto la investigadora del CSIC María Teresa Ferrer en el Congreso dedicado al Tirant que se celebra en Valencia. Ferrer también barajaba el nombre de Gabriel Cardona, un mercader de Morella, aunque con menor fuerza.Según indicaba ayer a Levante-EMV la investigadora, existirían cartas de ambos en Turín con menciones a la obra así como también anotaba que Sescades, además, desempeñó diversas embajadas en muchas de las ciudades que aparecen en la obra. Al mismo tiempo, muchos de los libros que refleja Curial e Güelfa formaban parte de la propia biblioteca del Magnànim que bien conocía Sescades sobre quien añadía se desconocía hasta ahora que había estado en la Casa de Saboya. "Él desempeño cargos que aparecen en el relato", añadió. "Lo que sí está claro es que la obra fue escrita en Italia por un autor valenciano", dijo en alusión a las investigaciones sobre grafías y términos característicos del valenciano de la época y usos lingüísticos como sugirieron en su día Badia i Margarit, Germà Colón o Antoni Ferrando, autor del último estudio sobre la obra, o como así se ha destacado en congresos dedicados a su estudio.Carácter psicológico y cultoEl Curial e Güelfa está considera, junto al Tirant una de las obras básicas de caballerías del XV en lengua propia. La obra narra las aventuras de armas y los infortunios de su protagonista, Curial, enmarcado dentro de una trama amorosa marcada por los celos de Güelfa. El componente psicológico de sus protagonistas es lo que las diferencias de las tradicionales novelas de caballerías así como la calidad intelectual de su autor por las continuas referencias a las obras de los clásicos.El Congreso dedicado a analizar el Tirant que también ponía ayer cierto énfasis en destacar que la obra de Martorell es un vivo reflejo de la realidad cotidiana de la época en la que fue escrita y es, asimismo, reflejo del cambio en la educación de los caballeros y de cómo éstos comenzaron a participar en la vida política.
Levante-EMV 16/09/10

13 septiembre, 2010

Providencia correspondiente para suspender dicha impresión, y recoger el manuscrito original

DON CARLOS, POR LA GRACIA DE DIOS, Rey de Castilla, de León, de Aragón, de las dos Sicilias, de Jerusalén, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Jaén, Señor de Vizcaya, y de Molina, &c. A todos los Presidentes, Regentes, y Oidores de las nuestras Chancillerías, y Audiencias, Corregidores, e Intendentes, Asistente, Gobernadores, Alcaldes mayores y ordinarios, y demás Jueces, y Justicias, Ministros, y Personas de todas las Ciudades, Villas, y Lugares de estos nuestros Reynos, así de Realengo, como de Señorío, Ordenes, y Abadengo, a quien lo contenido en esta Carta toca, o tocar puede en qualquier manera; salud y gracia: SABED, que enterado el nuestro Consejo de que un Discurso, impreso en Valencia en la Imprenta de Benito Monfort en el presente año, intitulado: Puntos de Disciplina Eclesiástica, propuesto a los Sacerdotes por Don Francisco de Alba, Presbytero, contenía proposiciones injuriosas a nuestra Suprema Potestad, y demás Príncipes Soberanos, y perjudiciales a la publica tranquilidad, y a la buena correspondencia y armonía del Sacerdocio, y el Imperio, perturbativas del orden político, y productivas de graves perjuicios al Estado, se tomó la providencia correspondiente para suspender dicha impresión, y recoger el manuscrito original: Y habiéndose examinado con la mas atenta reflexión por los del nuestro Consejo, proveyeron en doce de este mes el Auto del tenor siguiente: “En la Villa de Madrid da doce de Junio de mil setecientos y setenta : Los Señores del Consejo de S.M. en Sala primera de Gobierno, habiendo visto el Expediente causado con motivo de un Discurso, impreso en Valencia en la Imprenta de Benito Monfort en el presente año, intitulado: Puntos de Disciplina Eclesiástica, propuestos a los Señores Sacerdotes, su Autor Don Francisco de Alba, Prebytero, que se dice Doctor en Sagrados Cánones, Misionero, y Director en Exercicios de los Señores Eclesiásticos; el manuscrito original del mismo, con las Licencias y Censura que esta al fin: las Declaraciones hechas por el referido Don Francisco de Alba en los días veinte y cinco de Abril, y seis de Mayo de este año, en que se le hicieron presentes las equivocaciones e irregularidades de su Escrito : los informes tomados en este asunto: diligencias executadas sobre la impresión y recogimiento del citado Escrito; y finalmente el Memorial dado a S.M. por el mismo Don Francisco de Alba: DIJERON, que debían prohibir, y prohibieron absolutamente el despacho, lectura, retención, y qualquiera nueva impresión o copia a la mano del Papel o Discurso, estampado en Valencia por Benito Monfort en el presente año, con el titulo de Puntos de Disciplina Eclesiástica, propuestos a los Señores Sacerdotes, su Autor Don Francisco de Alba, Presbytero, Doctor en Sagrados Cánones, Misionero y Director de Exercicios de Señores Eclesiásticos, por contener, como contiene, un gran numero de proposiciones, doctrinas y conclusiones respectivamente absurdas, irónico-satíricas, falsas y fundadas en Textos truncados, y sentencias de Autores mal entendidas, injuriosas a la Suprema Potestad del Rey, y demás Príncipes Soberanos, perjudiciales a la publica tranquilidad y a la buena correspondencia y armonía del Sacerdocio, y el Imperio, perturbativas del orden político, y productivas de grandes perjuicios al Estado; y que en su consecuencia se retenga el original, e impreso remitido al Consejo, y se archive: Que se recojan, con los que ya lo están, y de todas y qualesquiera persones en cuyo poder pararen, todos los demás exemplares impresos o manuscritos de esta Obra, que se hayan esparcido en el Obispado de Teruel, Reyno de Valencia, y qualquiera otro de los Dominios de S.M., los quales de la misma manera se remitan y archiven en el Consejo: a cuyo fin, y para que así se execute, se expidan Ordenes circulares a las Chancillerías y Audiencias, Corregidores, y demás Justicias ordinarias del Reyno, con encargo especial para su mas exacta observancia: Que en atención a que de los informes, diligencias, instrumentos, y declaraciones del Presbytero Don Francisco de Alba, executadas, e incorporadas en la información de nudo hecho, mándala recibir sobre este asunto, resulta por su propia confesión, que el sobredicho Presbytero no ha estudiado el Derecho Canónico, como ha supuesto: que ignora hasta el modo, método y lugares con se citan, y en donde se hallan los Textos, Capítulos, y Cánones del mismo Derecho: que no ha leído, ni visto los Concilios de que se vale; que ha truncado y alegado, diminutas y mal entendidas, muchas autoridades de Santos Padres, y Autores, para probar lo que ellos no dixeron, y equivocar a los menos inteligentes: que se halla gravemente indiciado de haber prestado su nombre a esta Obra, de concierto con otros espíritus turbulentos, sostenedores de doctrinas mal seguras, desafectos al Gobierno, y perturbadores de la publica tranquilidad: Que después de haber presentado el original de su Obra, y obtenido la licencia, añadió a ella subrepticiamente una gran parte de periodos, discursos, y expresiones mucho mas disonantes y reprehensibles, que las que ya había manifestado: Que para autorizarse con el vulgo se tituló Doctor en Sagrados Cánones meses antes de obtener tal Grado: Que aun este le consiguió sin examen, presencia personal en Universidad publica y aprobada, ni otro requisito de los prevenidos por las Leyes, y solo mediante un Diploma despachado en Parma por el Duque Sforcia Cesarini, a costa de quince o diez y seis pesos; y posteriormente uso su titulo en la frente de su Obra, contra la expresada prohibición de la Ley del Reyno: Que de la misma manera había falsificado el Grado de Bachiller en Artes por la Universidad de Salamanca, ingeriendo su nombre en lugar del de su hermano Don Manuel, suponiendo haberse Graduado en el año de mil setecientos quarenta y uno, quando consta, que no obtuvo tal Grado hasta el de mil setecientos cincuenta y siete: Que habiendo emprehendido el Sagrado Ministerio de Misionero, y una extravagante vida solitaria, sin la necesaria provisión de ciencia, instrucción, y facultades requeridas, y en su continuación pasado al Obispado de Albarracín, y predicado varios sermones escandalosos, injuriosos a Personas particulares, y en común a los mas respetables Estados Eclesiástico y Secular, fue preciso recogerle las Licencias de Predicar y Confesar, y prohibirle la construcción de su pretendido Eremitorio; y que finalmente, por toda la serie de sus operaciones por escrito y de palabra, se halla comprobada su falta de ciencia y prudencia para manejar los empleos de Escritor en materias de la mas escrupulosa delicadeza, y de Misionero y Director de espíritus, con peligro evidente de sembrar e introducir en el publico máximas y opiniones llenas de inconvenientes, fanatismos, y capaces de pervertir la sencillez de los Pueblos, en que tanto mas fácilmente se ha excedido hasta aquí, quanto mas sin destino ni obligación, que el de su capricho, se halla de muchos años a esta parte fuera de su Diocesi originaria, y voluntariamente distraído de la sujeción y obediencia, que por sus Ordenes debe a su Ordinario, cuyos daños necesitan de pronto y eficaz remedio: Para ello, el sobredicho Don Francisco de Alba sea conducido y presentado al Reverendo Obispo de Salamanca, a quien se remitirá copia integra de las noticias reservadas, que constan en el Expediente de orden del Consejo, para que instruido de su contexto, cuide de la conducta de este Presbytero, recogiéndole qualesquiera Licencias con que se halle para Predicar y Confesar, sin permitirle publicar, escribir, ni tratar materias, que tengan relación en qualquiera manera con las pertenecientes a las Supremas Potestades Eclesiástica y Secular, o tocantes al Gobierno universal o particular del Estado Político, y dando cuenta al Consejo de qualquiera contravención, que a esta providencia execute el citado Alba, al qual se le entregue el Titulo de Bachiller, que obtuvo en el año de mil setecientos cincuenta y siete, quedando copia en los Autos, y se retenga el despachado por el Duque Sforcia Cesarini, como opuesto a las Leyes del Reyno: Que al Doctor Don Vicente Catalá, Rector de San Salvador de Valencia, se le prohibe enteramente, que en adelante pueda censurar Libro, ni Escrito alguno, ni para ello admitir comisión o encargo, qualquiera que sea: y se le previene, que en lo sucesivo arregle sus dictámenes y opiniones a las que contengan sana doctrina, y no puedan producir malas consecuencias contra la tranquilidad del Estado: Que se saquen doscientos ducados de multa al Impresor Benito Monfort, a quien igualmente se apercibe, que en adelante no imprima, ni mande o permita imprimir en su Oficina escrito alguno, que contenga mas que aquello para que el Autor le presente las Licencias legitimas y necesarias: Que se expida Orden y Cedula Real circular a todos los Presidentes, Regentes, y Corregidores de las Chancillerías, Audiencias y Ciudades del Reyno, a fin de que no concedan Licencia alguna para imprimir Papeles, que directa o indirectamente traten de materias de Potestad, o de Jurisdicción Eclesiástica, Secular o Gobierno, y manden a los que las solicitaren, acudir para ello al Consejo. Y para que esta Providencia se haga notoria al Publico, se imprima, reparta, y despache en la forma ordinaria; y lo señalaron.= Y para que se cumpla lo resuelto, se acordó expedir esta nuestra Carta: Por la qual os mandamos a todos y a cada uno de vos en vuestros distritos y jurisdicciones, que luego que la recibáis, veáis el Auto que queda inserto, y en la parte que respectivamente os toca, le guardéis, cumpláis, y hagáis guardar, cumplir y executar en todo y por todo, según y como en el se contiene, con encargo especial que os hacemos para su mas exacta observancia. Que así es nuestra voluntad, y que al traslado impreso de esta nuestra Carta, firmado de Don Juan de Peñuelas, nuestro Secretario, y Escribano de Cámara y de Gobierno, se le de la misma fe y crédito que a su original. Dada en Madrid a diez y nueve de Junio de mil setecientos y setenta.= El Conde de Aranda. Don Francisco Losella. Don Phelipe Codallos. Don Gómez de Tordoya. Don Juan de Miranda.= Yo Don Juan de Peñuelas, Secretario del Rey Nuestro Señor, y su Escribano de Cámara, la hice escribir por su mandado, con acuerdo de los de su Consejo. Registrada. Don Nicolás Verdugo. Teniente de Canciller Mayor: Don Nicolás Verdugo.
Es copia de la Original, de que certifico.
Don Juan de Peñuelas

Real Provisión de su Magestad, y señores del Consejo, por la que se prohíbe el despacho, lectura, retención, y qualquiera nueva impresión o copia a la mano del papel o discurso, estampado en Valencia por Benito Monfort en el presente año, con el titulo de Puntos de Disciplina Eclesiástica, su autor Don Francisco de Alba, presbytero, en la conformidad que se previene.
En Madrid, En la Oficina de Don Antonio Sanz..., 1770

06 septiembre, 2010

Sobre papeles anonymos.

Real Decreto de su Magestad. Sobre papeles anonymos.

He entendido, con sumo desagrado, la libertad excesiva, con que de resulta de el ultimo Expurgatorio, que dio a luz el Tribunal de la Santa Inquisición, se han escrito, impreso, y esparcido varios Papeles anonymos, especialmente defendiendo, e impugnando las Obras de el Cardenal Norris, en los quales, sobre su contravención a las Leyes, por faltarles las Licencias necesarias, se reconoce un espíritu de animosidad, y facción, capaz de producir consequencias muy perjudiciales a la Religión, y al Estado; para precaverlas, y cortar el mal en su raíz con oportuna providencia, que asegure la paz, y quietud interior de mis Vasallos, que como fundamento de sus mayores felicidades, es, y será siempre el objetivo principal de mis cuidados: He resuelto, que los expresados Papeles sean impresos, o manuscritos, de fecha anterior, o posterior al Expurgatorio, se recojan, y quemen por las Justicias Ordinarias: Que a este fin, las Personas que los tuvieren, de qualquiera estado, calidad, y condición que sean, los entreguen en el termino de ocho días de la publicación de los Edictos, que quiero preceda; y que en adelante se abstengan de escribir, imprimir, y hacer imprimir, publicar, y comunicar semejantes Papeles. Y mando, que los contraventores, si fueren Eclesiásticos Seculares, o Regulares, se estrañen luego de mis Dominios, como inobedientes, y perturbadores de la tranquilidad publica; y si fueren Seglares, pasen por quatro años a un Presidio de África, sacándose a cada uno mil ducados, que se han de aplicar a los que los denunciaren: Que los demás sufran la pena de azotes, dos años de trabajo en las Minas de el Azogue, y la perdida de la mitad de sus bienes a favor de los denunciadores: y que se practique lo mismo con los Impresores que admitieren, o dieren a la estampa estos, y otros Papeles, y Obras, que no estén autorizadas con las Licencias necesarias: Siendo mi voluntad, que se comunique formalmente este Decreto a todas las Universidades de mis Reynos, y Señoríos, para que constando en ellas tenga su devido efecto, y se imponga perpetuo silencio en semejantes materias, sin dar lugar a questiones, disputas, o novedades, que pueden perturbar las conciencias, y alterar el sosiego de mis Vasallos. Tendreislo entendido, y dispondréis con toda vigilancia, y sin la menor dispensación, su mas exacto, y puntual cumplimiento. En Buen-Retiro a veinte y ocho de Diciembre de mil setecientos y quarenta y ocho. Al Obispo Governador de el Consejo.

Es Copia de el Real Decreto de S.M. que Original queda en mi poder, para pasar al Archivo del Consejo; y publicado en el pleno, que en conformidad de su Real Orden se convoco este día en la Posada de su Ilustrísima el Señor Obispo Governador de el, se acordó el cumplimiento de lo que S.M. se ha servido resolver; y de su Acuerdo lo firmo oy treinta de Diciembre de mil setecientos quarenta y ocho.=D. Miguel Fernández Munilla.

Reales Ordenes comunicadas a la Universidad de Valencia, y mandadas imprimir por el Real, y Supremo Consejo de Castilla.
En Valencia, en la imprenta de Benito Monfort, Impresor de su Universidad, 1771.

02 septiembre, 2010

Fomentar las Imprentas.



DISCURSO PRELIMINAR SOBRE LAS FABRICAS.


La imprenta en el presente reynado ha merecido igual protección, que se ha extendido a las fabricas de papel.
Para que estas prosperasen, esta del todo prohibida la extracción del trapo(35)
Las matrices se han abierto en este tiempo, viniendo antes de fuera las fundiciones de letras.
El arte del gravado era casi desconocido, y la extensión de las imprentas da ocupación a muchos gravadores; lo mismo sucede con las cartas geográficas.
La encuadernación no es ramo indiferente, y ha logrado el mismo aumento, y perfección.
Si tales artistas carecieran de obras, en que emplear su talento y habilidad, no podrían propagarse en el reyno; necesitando recurrir al estrangero, o faltarían de estos necesarios auxilios a las ciencias.
La literatura es uno de los mayores ornamentos de qualquiera nación: instruye dentro del país, donde florecen las ciencias; y fuera da estimación, y concepto de el talento, y educación nacional.
Muchos escritores estrangeros contradicen nuestros derechos, y prerrogativas en sus libros, que circulan por todo el orbe: nos disputan impunemente los hechos mas claros; y en fin nos tratan con tono de superioridad, como si hablasen del Malabar, o del Japón.
Gran parte de estas obras apenas se conocen en España. Aunque lleguemos a conocerlas, si no hay escritores, y quienes costeen las impresiones a los literatos, corren con el tiempo entre las demás naciones, como axiomas, unos errores políticos, que son perjudiciales a los derechos, y crédito a la nación.
Los libros en otros países, es un ramo de comercio: nosotros compramos nuestros autores nacionales de ediciones de fuera.
Dos solos son los medios de sacudir el yugo de esta parte: fomentar (36) las imprentas, y establecer una academia de ciencias.
A estos dos auxilios deben dos poderosas naciones su instrucción, y otras dos que las imitaron, las compiten en el poder.
Todas estas cosas han sufrido obstáculos, y aun impedimentos en los principios: es natural que otras partes hayan tenido las mismas dificultades, antes de hacerse comunes.
Quando las sociedades económicas estén generalmente establecidas, se conocerán con claridad las utilidades, y los medios de llevar estos ramos a la debida perfección.
Si un general impulso no anima la preferencia de los géneros del reyno, haciendo moda su uso, mal pueden nuestras fabricas prosperar con la brevedad, que importa, para ocupar todas las gentes, que sin culpa suya viven desocupadas, y miserables por falta de obra.
Criticar las fabricas nacientes por que no estén tan perfectas como las antiguas, es desconocer lo mucho, que cuesta transplantarlas de donde están florecientes de largo tiempo: pues indirectamente desaniman los primeros conatos de los zelosos patriotas, y la continua protección, que Carlos III las dispensa, posponiendo los intereses de su erario al beneficio de sus pueblos, y vasallos.
La publicación de los Reales decretos, comprendidos en este volumen, serán unos testimonios permanentes de la sabiduría de tan gran Rey, y del zelo de sus ministros y tribunales; o por mejor decir, un modelo para enseñanza de los venideros en casos semejantes, que proporcione a los demás ramos las facilidades, conducentes a su prosperidad.

(35) Véase el num. 7 de esta 2 parte del apéndice, pág. 17, y el num. 16, pág. 53.
(36) Véase el num. 35 de esta 2 parte del apéndice, pág. 181.


Nº 7.
PROHÍBESE LA EXTRACCIÓN del trapo de estos dominios a los países estrangeros.


A Consulta de la Junta de comercio, ha resuelto el Rey prohibir absolutamente la extracción del trapo de estos dominios a los estrangeros, como lo esta la de otros simples; señaladamente los de lana basta, y seda en rama, con el fin de evitar los perjuicios que se siguen a las fabricas de papel; y sin que por esto se entienda quedar impedido el transporte de este material, y uno a otro puerto de los de España. Y para que en la parte que les toca, cuiden V. Ss. de su cumplimiento, se lo participo de orden de S.M. Dios guarde a V.Ss. muchos años. Aranjuez tres de mayo de mil setecientos y cincuenta y seis.= El Conde de Valdeparayso..= Señores Directores Generales de rentas.

Nº 16.
CONCEDESE LIBERTAD DE derechos de aduanas a todo el trapo que se conduxere de dominios estaños, y al que dentro de España se transportare de unos puertos a otros: y se arreglan los que se deben pagar en Cataluña por la extracción de papel para los puertos del dominio de España, y para los estraños.


Con el fin de fomentar todo lo posible las fabricas de papel de estos Reynos, se ha servido el Rey resolver, conformándose con el parecer de la Junta general de comercio, que todo el trapo que para ellas se conduzca de otros dominios, y el que se transporte de unos puertos a otros en los que S.M. sea libre de los derechos de aduanas que ahora paga, y que en las de Cataluña solo se cobren por la extracción de papel, quando esta se haga para los demás puertos de los dominios de España, los ocho dineros de los derechos de General, y guerra, que le estaban impuestos en los aforadores, y ordenanzas antiguas, quedando en su fuerza la actual contribución de quince por ciento sobre el papel que se sacare por las citadas aduanas de Cataluña para fuera del Reyno.
Lo que participo a V.Ss. para que dispongan su cumplimiento en la parte que les toca; en inteligencia de que se ha comunicado el aviso correspondiente de esta resolución al Consejo de Hacienda. Dios guarde a V. Ss. mucho años. San Ildefonso ocho de septiembre de mil setecientos sesenta y siete.= D. Miguel de Muzquiz.= Señores Directores generales de rentas.

Nº 35
MANDASE QUE A TODOS LOS QUE se dedicaren a hacer punzones, y abrir matrices para fundir letra, se les de el plomo que necesitaren para este efecto, por una tercera parte menos del precio, a que se vende en los estancos del Rey.

Con fecha del 5 del corriente se comunico a la Superintendencia general de la Real hacienda la Real orden del tenor siguiente:
El Rey se ha conformado con lo que los Directores generales de rentas han expuesto en el informe, que les pidió la Junta general de comercio, y de que esta se ha hecho cargo en su consulta de seis de Diciembre próximo pasado, a favor de Vicente Belber, vecino de Valencia, que ha establecido una fabrica de letras de Imprenta, executando por si los punzones, y matrices de ellas; y así a este interesado, como a todos los demás que ahora, y en adelante se dediquen a abrir matrices (17), y hacer punzones para letras de Imprenta, se les de el plomo necesario para la fundación de ellas, con la baxa de la tercera parte del precio, a que se vende en el Real estanco, como se declaró a favor de la compañía de libreros, e impresores del Reyno, y de D. Tomas Francisco de Aoiz, por Reales resoluciones de 27 Julio de 1766, y 13 de Enero de 1770, a fin de que con la extensión de esta gracia, se fomente, y perfeccione en estos Reynos una manufactura tan útil; pero con calidad de que los que hayan de desfrutarla, acudan a los mismos Directores generales de rentas, y justifiquen como estos lo tubieren por conveniente, las cantidades de plomo que hubieren menester, para que se den con el debido conocimiento los despachos, y ordenes correspondientes para su entrega.
Lo que participo a V.Ss. para su inteligencia, y que dispongan su cumplimiento de esta Real orden en la parte que les corresponda.. Dios guarde a V. Ss. mucho años. Madrid siete de Enero de mil setecientos sesenta y cinco.= D. Miguel de Muzquiz.= Señores Directores generales de rentas

Rodríguez Campomanes, Pedro, 1723-1803
Apéndice a la educación popular : parte segunda, que contiene un discurso sobre mejorar las fábricas antiguas ó establecerlas de nuevo, y además van colocadas por serie las Reales Cedulas, decretos, y ordenes tocantes a las franquicias y gracias concedidas a las fabricas, y a las primeras materias, que vinieren de fuera; y se advierte lo que en esta razón disponen las leyes de España.
En Madrid : En la imprenta de D. Antonio de Sancha, 1775
CCLXVI, [6], 271, [1] p. ; 8º (15 cm)
Sign.:*-17*8, A-R8
Adorno tipográfico en la portada.
Reclamos